La inmortalidad del escritor

mwm01281

Hace poco descubrí a una poetisa de la que no había oído hablar y con la que me sentí muy identificada. Al intentar averiguar más acerca de ella, leí una noticia en la que se informaba de que ya había fallecido hace unos años. No pude evitar sorprenderme. Aunque suene extraño, sus poemas rebosaban de vida y me pareció imposible que esa persona ya no existiese.

Fue entonces cuando pensé que, en realidad, los escritores nunca mueren del todo. Las palabras que escribió esta mujer contienen una parte de su alma y, de algún modo, ella revivirá siempre que alguien lea sus versos. Dicen que no se muere del todo si hay alguien que te recuerda y, de hecho, los escritores son una prueba de ello.

¿Quién no conoce a autores ya fallecidos como Oscar Wilde, J. R. R. Tolkien, George Orwell o William Shakespeare (por poner algún ejemplo de tantos)? Aún hoy, miles de personas en todo el mundo leen sus historias, descubren los mundos que una vez crearon, odian y aman a los personajes que aparecen en sus novelas, y aprenden de las enseñanzas que pretendieron transmitir. Estos escritores, sin duda, son inmortales.

Pero no sólo los autores más reconocidos consiguen esta especie de inmortalidad. Los más modestos, aquellos que publican sus libros pero que no consiguen la misma fama que los anteriores, también logran perdurar en el tiempo. Basta con que una sola persona decida adentrarse en sus escritos para que, simplemente con leer lo que salió de sus cabezas y de sus corazones, sean recordados y nunca lleguen a desaparecer por completo.

Lugares donde escribir según la fase de creación

En una de mis anteriores entradas, hablaba sobre lo que ha supuesto Internet para los escritores, y una de las ventajas que apunté fue la accesibilidad que nos proporciona. Y es que gracias a la nube, ahora tenemos mucho más fácil lo de llevar nuestros escritos a cualquier parte sin necesidad de cargar con enormes cantidades de papeles y libros.

Esto nos abre un mundo de posibilidades, ya que el hecho de poder guardar tanto la documentación de nuestra novela como la novela en sí dentro de los pequeños dispositivos que nos acompañan cada día, nos permitirá trabajar en ellos siempre que lo deseemos. Según mi experiencia, estos son los mejores sitios para acudir en cada fase de la creación:

Búsqueda de ideas

Nada hay mejor que la vida misma para encontrar nuevas ideas, ya sea en experiencias propias o ajenas, viendo películas y series, o leyendo todo lo que puedas. Pero si tuviese que escoger un lugar en concreto donde inspirarme, sin duda escogería las bibliotecas; esos lugares repletos de sabiduría y tranquilidad en los que puedes hallar cientos de historias en cada estantería. Los sonidos relajantes, las demás personas concentradas a tu alrededor, ese ambiente de trabajo que se respira, la posibilidad de investigar en los libros… todo es perfecto para encontrar esa idea de la que sacar una gran historia.

Documentación y planificación

Imagen:

Imagen: Libreshot

No se trata de una fase que requiera una gran concentración, y a mí me resulta útil tener un poco de movimiento a mi alrededor mientras busco datos o empiezo a construir las escenas de mi novela. Por eso, los mejores sitios que encontrado para hacerlo son las cafeterías. Es muy típico representar a un escritor en una de ellas, pero lo cierto es que tiene mucho encanto eso de tomarte un buen café y algún dulce mientras ves a la gente pasar, al tiempo que empiezas a dar forma a tu historia.

Escritura

image

Al contrario que en la anterior, en esta fase necesito mucha concentración. Ese es el motivo por el que siempre escribo en mi casa, más específicamente en la cama, colocando el ordenador portátil encima de una de esas mesitas para desayunos. En mi casa tengo mis cosas, mi música, los ruidos y olores familiares, las mascotas que me acompañan durante las solitarias horas de escritura… todo lo que necesito para sentirme cómoda y dejar volar la imaginación.

Revisión

notebook-405755_1280

Lo mejor para afrontar esta fase es apartarte del lugar en donde sueles escribir más a menudo. A mí me ha dado muy buen resultado irme a algún parque, o incluso al metro, ya que son lugares donde tengo por costumbre leer. Esa es la clave, poner distancia con tu borrador y abordarlo como si estuvieses leyendo la creación de otro escritor. De esta forma, tendrás mucha más objetividad y podrás ser implacable con tus propios errores.

Sin embargo, y a pesar de estos consejos, cada uno debe encontrar sus propios lugares, esos refugios en los que le resulta más sencillo trabajar en cada momento. ¿Cuáles son los tuyos?

“De ratones y hombres”, de John Steinbeck

imageEste es uno de los libros que mas huella me han dejado. Lo leí cuando tenia 16 anos y, desde entonces, he regresado a sus paginas en numerosas ocasiones, disfrutándolo siempre como la primera vez. En él, su autor John Steinbeck, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1962, nos transporta a la época de la Gran Depresión norteamericana para darnos a conocer a dos personajes opuestos entre sí, Lennie y George, que viajan juntos “unas millas al sur de Soledad”, tal y como nos relata la primera frase de la novela.

Lennie es un hombre de gran estatura y limitada capacidad mental, al que en seguida se toma cariño gracias a la inocencia que le hace parecer un niño grande. Le acompaña George, que a contrario que él es inteligente y avispado, y que le cuida como si de su familia se tratase a pesar de que en ningún momento se confirme que tengan algún parentesco. Ambos tienen un sueño, y es comprar un pequeño terreno donde construirán una granja y podrán al fin asentarse. Pero primero debieran ahorrar el dinero que les permitirá conseguirlo, por lo que se disponen a trabajar en un rancho durante una temporada.

Adaptación al cine. Protagonida por John Malkovich y Gary Sinise.

Adaptación al cine. Protagonida por John Malkovich y Gary Sinise.

Lo que puede suponer para ellos la consecución de su sueño, resulta en una situación que se complica cada vez mas, debido sobre todo al hijo del jefe, Curley (un hombre acomplejado por su baja estatura que en seguida muestra animadversión por Lennie), y a su coqueta mujer, que se siente sola y busca la compañía de los recién llegados, provocando los celos de su marido y agravando su odio hacia ellos.

Es una historia cruda, a la vez que tierna, que ahonda con maestría en sus personajes y en la ilusión que mueve a los seres humanos incluso en los momentos mas difíciles. Pero, por encima de todo, es una historia sobre la amistad; una amistad entre dos personas que se necesitan la una a la otra a pesar de sus diferencias.

Aquí dejo un pequeño fragmento que me gusta especialmente:

Se hizo más profunda la voz de George. Recitó las palabras rítmicamente, como si las hubiera dicho muchas veces ya.
—Los hombres como nosotros, que trabajan en los ranchos, son los tipos más solitarios del mundo. No tienen familia. No son de ningún lugar. Llegan a un rancho y trabajan hasta que tienen un poco de dinero, y después van a la ciudad y malgastan su dinero, y no les queda más remedio que ir a molerse los huesos en otro rancho. No tienen nada que esperar del futuro.
Lennie estaba encantado.
—Eso es…, eso es. Ahora, explícame, cómo somos nosotros.
George prosiguió:
—Con nosotros no pasa así. Tenemos un porvenir. Tenemos alguien con quien hablar, alguien que piensa en nosotros. No tenemos que sentarnos en un café malgastando el dinero sólo porque no hay otro lugar adonde ir. Si esos otros tipos caen en la cárcel, pueden pudrirse allí porque a nadie le importa. Pero nosotros, no.
—¡Pero nosotros no! —interrumpió Lennie—. Y ¿por qué? Porque… porque yo te tengo a ti para cuidarme, y tú me tienes a mí para cuidarte, por eso. —Soltó una carcajada de placer.

Los libros sí se juzgan por su portada

image

Imagen: Tim Sackton

Hoy en día tenemos la suerte de contar con miles de libros entre los que podemos elegir. En algunas ocasiones, no necesitamos pensarlo mucho y compramos un título directamente gracias las críticas que hemos oído o a nuestra fidelidad hacia un autor. Sin embargo, hay otras veces en las que entramos en una librería con la idea de pasear entre las estanterías y comprar lo que nos apetezca en ese momento. Es entonces cuando las portadas toman su papel más importante: el de atraer al lector.

¿Qué hace que un libro llame nuestra atención por encima del resto? ¿Qué tiene ese libro que no tengan los demás para que nos domine el impulso de sacarlo del montón y llevárnoslo a casa? La portada, sin duda, es una parte muy importante en esta elección. Y es que los seres humanos somos muy visuales y nos dejamos llevar por lo que vemos a cada momento, y no podía ser menos a la hora de elegir al compañero con el que pasaremos nuestras horas de lectura.

Pero como con los amores a primera vista, los flechazos con las portadas de los libros también pueden jugarnos malas pasadas. Supongo que, como a mí, os habrá ocurrido en alguna ocasión el haber comprado un libro porque tenía buena pinta y luego, al profundizar un poco, no había por donde cogerlo. Es algo que suele pasarme con los best-sellers, porque si bien es cierto que los hay de buena calidad, hay muchos que son sólo fachada y mucha publicidad.

image

Imagen: CherryX

No obstante, también puede ocurrir al contrario, y una novela con una portada insulsa o incluso antiestética, puede llegar a ser una obra maestra inesperada. Me sucedió, por ejemplo, con “El lobo estepario”, de Hermann Hesse. Lo encontré por casualidad en un contenedor de basura y yo, que soy una especie de rescatadora de libros olvidados, me lo llevé conmigo. Aparte del deterioro que había sufrido, era una edición bastante pobre y no me daba muchas esperanzas de que me fuera a gustar. Pero eso de “la belleza está en el interior” se hizo realidad con este libro, y ahora resulta que es uno de mis favoritos a pesar de todo.

De todos modos, si tienes pensado publicar algún día, la portada es algo con lo que debes tener mucho cuidado. Ésta será tu carta de presentación frente a tus posibles lectores e, inevitablemente, te hará ganar o perder ventas. Una portada mal elaborada es uno de los fallos más comunes de los libros autopublicados ya que, al no contar con el respaldo de una editorial experimentada, es mucho más complicado crear una cubierta decente. Aún así, es muy importante que, por lo menos, no se dé una imagen de dejadez, falta de profesionalidad o mal gusto.

cover5Pero no sólo se ven afectados por esto los libros autopublicados, sino que también hay muchos de editorial cuyas portadas ahuyentan lectores. Un ejemplo, en mi opinión, son las de las novelas románticas. Por suerte, en los últimos tiempos se han ido refinando poco a poco y ahora hay muchas que son bonitas y elegantes; pero no me digáis que no eran horribles esas típicas portadas con los protagonistas semidesnudos, que tanto han contribuido a devaluar el género y que muchas veces obligaban a sus lectores habituales (entre ellos me incluyo) a forrar las cubiertas para que los demás no creyeran que estaban leyendo, como mínimo, pornografía.

En resumen, son muchos los factores a tener en cuenta para que un libro tenga éxito, pero siempre habrá más posibilidades de triunfar cuando la cubierta induce a adentrarse entre sus páginas. ¿Y tú? ¿Eres de los que juzga un libro por su portada?

La Feria del Libro de Madrid 2015

Hoy comienza la Feria del Libro en Madrid, una cita especial para aquellos que aman la literatura y una oportunidad para que lectores, autores, librerías y editoriales se reúnan en un mismo lugar. El cartel de este año, uno de los más bonitos de todas las ediciones para mi gusto, es obra de Fernando Vicente y refleja a la perfección “el flechazo que recibimos cuando una lectura nos atrapa”, tal y como él mismo afirma.

image

Aunque es la 74ª edición, ya hace 82 años que se instalaron las primeras casetas en el paseo de Recoletos. Debido a la Guerra Civil, la Feria se suspendió durante unos cuantos años hasta que renació como Feria Nacional del Libro en 1944, para en 1964 trasladarse al Parque del Retiro como la conocemos hoy en día.

image

La Feria estará disponible del 29 de mayo al 14 de junio, y en estos días podremos disfrutar de los más de 500 expositores, distribuidos en aproximadamente 350 casetas, en las que podremos ver de cerca a los numerosos autores que acudirán al evento y, si no nos importa soportar las esperas, incluso conseguir una firma. Los horarios serán los siguientes:

Lunes a Viernes: de 11’00h. a 14’00h. y de 18’00h. a 21’30h.
Día 3 de junio: de 11’00h. a 14’00h. y de 18’00h. a 22’30h.
Sábados, Domingos y Festivos: de 11’00h. a 15’00h. y de 17’00h. a 21’30h.

Sin duda, la Feria del Libro de Madrid es una gran forma de rendir homenaje a la literatura y, ¿por qué no?, también una buena excusa para comprarnos algún libro más que engrose nuestra colección.

“La Odisea”, de Homero

Es la obra que da nombre al blog, así que mi primera reseña no podía tratar sobre otro título. Este conocido poema épico, que se estima tiene ya 2700 años de antigüedad, relata la historia de mi héroe favorito: Odiseo. Es también uno de los personajes de “La Ilíada”, el mismo al que se le ocurre la idea de construir el famoso caballo dentro del cual los griegos se ocultaron para engañar a sus enemigos y así poder adentrarse en la ciudad de Troya.

image

En la obra de “La Odisea”, sin embargo, la guerra ha quedado atrás y Ulises intenta por todos los medios regresar a su hogar en la isla de Ítaca, después de que hubiesen transcurrido diez años desde que llegó a Troya para luchar junto a los griegos. Pero no fue un trayecto nada fácil, y tuvieron que pasar otros diez años para que pudiese reunirse con su querida esposa Penélope otra vez.

“Pero es por el prudente Odiseo por quien se acongoja mi corazón, por el desdichado que lleva ya mucho tiempo lejos de los suyos y sufre en una isla rodeada de corriente donde está el ombligo del mar.”

image

Si bien es cierto que, si no tienes por costumbre leer este tipo de libros, puede parecerte una lectura algo pesada, yo recomiendo intentarlo porque sin duda merece la pena una vez le coges el gusto. Dioses, cíclopes, sirenas, hechiceras… Páginas repletas de aventuras con las que sumergirse el la mitología griega de la mano de uno de los personajes más interesantes de la Historia de la Literatura.

“¡Ay, ay, cómo culpan los mortales a los dioses!, pues de nosotros, dicen, proceden los males. Pero también ellos por su estupidez soportan dolores más allá de lo que les corresponde.”

image

Y es que Odiseo es un gran héroe: sensato, astuto, valiente y un romántico en toda regla. No puedo negar que siempre he tenido debilidad por todo lo relacionado con él, y por eso, me gustaría recomendar también la serie literaria llamada “Las aventuras de Ulises”, de Glyn Iliffe. Son libros mucho más sencillos de leer que la obra de Homero y con ellos podrás adentrarte en este fantástico mundo y, sobre todo, conocer más acerca del increíble personaje que es Odiseo de una forma de lo más entretenida.

imageLa serie comienza con “El rey de Ítaca” (la mejor novela de las cuatro que hay hasta ahora, en mi opinión), en la que el autor relata episodios muy interesantes y poco conocidos de antes de la guerra de Troya, y continúa con la historia mientras sigue a Ulises en todas las aventuras anteriormente contadas en “La Ilíada”. Me gustó mucho el estilo narrativo del autor, que además nos permite presenciar cada suceso como si estuviéramos allí gracias al punto de vista de Epérito, un nuevo personaje que acompaña a todos aquellos que ya conocíamos gracias a Homero. Desde las tretas de Ulises por recuperar el trono usurpado de Ítaca hasta su periplo en la guerra de Troya, estos libros suponen un emocionante viaje por el apasionante mundo que rodea a su protagonista.

Internet para escritores: ventajas y desventajas

Sin duda, Internet es una de las herramientas más importantes con las que contamos hoy en día. Para bien o para mal, es algo que ha cambiado nuestra sociedad por completo y, por consiguiente, también ha afectado a la forma en la que los escritores nos enfrentamos al proceso de creación. Éstas son algunas de las ventajas y desventajas con las que me he ido encontrando durante los últimos años:

Ventajas

image

  • Acceso a gran cantidad de información: es uno de los grandes beneficios que nos aporta Internet. Cuando hace unos años no teníamos más remedio que acudir a manuales y enciclopedias, ya fuese en casa o en bibliotecas, ahora tenemos la posibilidad de conseguir cualquier información que se nos ocurra con unos pocos clics del ratón. Esto no sólo nos ahorra tiempo y esfuerzo, sino que también nos permite contrastar datos y encontrar todo lo que necesitemos para trabajar con el mayor rigor posible.
  • Herramientas para facilitar la escritura: procesadores de texto con los que podemos organizar lo que escribimos y darle un aspecto de lo más profesional; talleres online de escritura creativa; páginas para enriquecer el lenguaje como las de sinónimos y antónimos… Es cuestión de ir probando para saber cuáles se adaptan mejor a ti.
  • Tus trabajos en la nube: se acabó lo de acumular cientos de hojas y cuadernos por casa. Aunque eso tenga su encanto, lo cierto es que es un alivio tener la opción de poder almacenar todos tus escritos en páginas como Drive o Dropbox, sabiendo que de esa forma podrás mantenerlo todo organizado y, sobre todo, accesible en cualquier lugar al que vayas.
  • Contacto con otros escritores y lectores: poder hablar con personas que comparten tu amor por la literatura es una de las mejores cosas que puede ofrecerte Internet. Blogs, foros, Twitter, Facebook… hay cientos de sitios en los que conocer gente con tus mismos intereses cada día.
  • Promoción del autor: el anterior punto nos lleva directamente a éste. ¿Qué mejor que Internet para darte a conocer cuando aún eres escritor novel? Y no sólo en tu país de origen, sino que también tienes la posibilidad de cruzar fronteras y llegar a personas que de otro modo serían muy difíciles de alcanzar.

Desventajas

image

Imagen: Ben1804

  • Piratería: para mí, la peor desventaja de todas. Y es que, si bien puede considerarse bueno que las creaciones literarias lleguen a más gente gracias a Internet, también es muy injusto que alguien se pase meses trabajando en una ilusión para que luego no se le recompense como es debido por todo ese esfuerzo.
  • Información abrumadora y no siempre contrastada: la primera ventaja de la que he hablado también tiene sus inconvenientes, y es que en ocasiones podemos sentir que hay demasiada cantidad de páginas que visitar, lo cual puede ocasionar que terminemos agotados de tanto investigar. Además, el hecho de que cualquiera pueda añadir contenido en Internet, como ocurre con Wikipedia, puede hacernos dudar de que esa información sea verdadera al cien por cien y nos veamos en la obligación de confirmarla en más sitios para asegurarnos.
  • Distracciones: hay mil cosas que podemos hacer en Internet, y esto puede provocar que nos evadamos más de la cuenta y dejemos a un lado la escritura, ya que por mucho que nos guste también es un trabajo y no es tan sencillo como, por ejemplo, ponerse a mirar redes sociales. A mí me ocurre que Internet me saca la vena vaga en seguida, así que he decidido ponerme unos horarios que me obligo a cumplir a rajatabla.

¿Se te ocurre alguna cosa más que añadir a la lista?

¿Cómo ser escritor/a?

image

Para mí, la respuesta a esa pregunta es sencilla: escribiendo. No creo que existan fórmulas mágicas para convertirse en escritor, sino que simplemente basta con coger papel y lápiz —o colocarse delante de un teclado— y ponerse a trabajar en aquello que tanto te gusta. Escribe, escribe y escribe más todavía, porque es algo que siempre está al alcance de tu mano y cuya técnica se mejora enormemente con la práctica.

Cosa bien distinta es, sin embargo, llegar a ser un escritor profesional. ¿Has fantaseado alguna vez con formar parte de esos afortunados a los que pagan por sus escritos? ¿O de aquellos que, incluso, llegan a vivir de las historias que nacen en su imaginación? Pues ese es mi sueño. Y en cuanto acabe con la novela en la que estoy trabajando voy a embarcarme en la dificil tarea de intentar conseguirlo, así que me encantaría poder compartir mis éxitos y mis fracasos en este blog para quien tenga curiosidad por leerlos.

Soy muy consciente de que lo que más abundará seguramente sean los fracasos, y que no me quedará más remedio que sobreponerme a ellos; porque estoy muy dispuesta a luchar para ver mis historias publicadas y, con suerte y mucho trabajo, poder dedicarme profesionalmente a la escritura en un futuro. ¿Me acompañas en esta odisea?