La inmortalidad del escritor

mwm01281

Hace poco descubrí a una poetisa de la que no había oído hablar y con la que me sentí muy identificada. Al intentar averiguar más acerca de ella, leí una noticia en la que se informaba de que ya había fallecido hace unos años. No pude evitar sorprenderme. Aunque suene extraño, sus poemas rebosaban de vida y me pareció imposible que esa persona ya no existiese.

Fue entonces cuando pensé que, en realidad, los escritores nunca mueren del todo. Las palabras que escribió esta mujer contienen una parte de su alma y, de algún modo, ella revivirá siempre que alguien lea sus versos. Dicen que no se muere del todo si hay alguien que te recuerda y, de hecho, los escritores son una prueba de ello.

¿Quién no conoce a autores ya fallecidos como Oscar Wilde, J. R. R. Tolkien, George Orwell o William Shakespeare (por poner algún ejemplo de tantos)? Aún hoy, miles de personas en todo el mundo leen sus historias, descubren los mundos que una vez crearon, odian y aman a los personajes que aparecen en sus novelas, y aprenden de las enseñanzas que pretendieron transmitir. Estos escritores, sin duda, son inmortales.

Pero no sólo los autores más reconocidos consiguen esta especie de inmortalidad. Los más modestos, aquellos que publican sus libros pero que no consiguen la misma fama que los anteriores, también logran perdurar en el tiempo. Basta con que una sola persona decida adentrarse en sus escritos para que, simplemente con leer lo que salió de sus cabezas y de sus corazones, sean recordados y nunca lleguen a desaparecer por completo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s